El blog de Lau Malbec
AWB con Finca Flichman

AWB con Finca Flichman

Recientemente los Argentina Wine Bloggers nos reunimos con el equipo de Finca Flichman y su flamante enólogo Rogelio Rabino, quién toma las riendas del equipo enológico desde este febrero pasado y ya tiene grandes proyectos que buscan revitalizar la centenaria bodega mendocina.

Rogelio Rabino enólogo Finca Flichman

Rogelio comenzó la charla contándonos acerca de su trayectoria profesional y algo de la historia de Finca Flichman, bodega que fue fundada en 1910 por la familia Flichman, la cual fue pionera en la región de Barracas y en la elaboración de vinos varietales y de calidad superior. Se destacaron desde un inicio por su syrah y cabernet sauvignon. Ya en 1998 la bodega pasa a formar parte del grupo portugués Sogrape. Actualmente es asesor de Finca Flichman Alberto Antonini. 

Para Rogelio, y para cualquier otro apasionado del vino, la bodega es una especie de parque de diversiones ya que sus cavas aún tienen vinos de la cosecha 1947 y se puede hacer una vertical completa de los vinos de 1974 (Chardonnay, syrah, cabernet sauvignon, blend, malbec y pinot noir). Se trata de una de las cavas de vinos antiguos más completa de Mendoza.

Los viñedos de Finca Flichman

Suelos Finca Flichman

Tienen viñedos en Barrancas (128 hectáreas a 700 msnm) donde trabajan con suelos limo arcillosos sobre base pedregosa del lecho del río Mendoza. Se trata de un suelo que tiene piedras tanto en la superficie como en el interior y en los sitios donde las piedras están expuestas los microclimas son más cálidos ya que estas piedras acumulan calor. Las vides se conducen en espalderos y parrales. Chardonnay, viognier, ancellota, cabernet sauvignon, syrah, cabernet franc, petit verdot y malbec son las cepas plantadas en este terroir que da principalmente vinos afrutados y de taninos maduros, en el caso de los tintos.

Otro grupo de viñedos se ubican en el Cordón del Plata, Tupungato, a 1.100 msnm. Lugar que ocupan desde 1998 y en el cual cultivan 228 hectáreas de suelos aluvionales con gran heterogeneidad y muchos ríos secos que atraviesan la finca. Son suelos arenosos con canto rodado en diferentes niveles. En la zona de piedras se da mayor vigor de las plantas porque no es un suelo de fácil compactación, hay mayor drenaje y el agua puede penetrar más fácilmente.

Curiosamente en este viñedo hay una diferencia de hasta 15 días en la vendimia de una misma hilera, la cual es capaz de dar dos tipos de vinos diferentes. Incluso, los microterroirs son tales que las cepas cabernet y malbec pueden cosecharse con hasta 50 días de diferencia.

Cava Finca Flichman

Aquí tienen implantado chardonnay, merlot, cabernet sauvignon y malbec. El sistema de conducción es el espaldero alto y el Box Pruning, un sistema libre de poda mínima (cada 4 años se rebaja la parte aérea de la planta y luego se la deja crecer libremente). Con este sistema se obtiene menos cantidad de racimos, estos son más pequeños y logran una buena concentración en algunas variedades, les funcionó muy bien con la cabernet.

Rabino nos adelantó que se está trabajando en la creación de una IG para la zona de Cordón del Plata que quedó fuera de Gualtallary.

La bodega lleva una fuerte tendencia sustentable, generan su propia energía a través de paneles solares, reutilizan los orujos para ayudar a la microbiología de los viñedos y han logrado reducir hasta el 40% en uso de electricidad en la sala de barricas controlando, con sensores, la temperatura de cada barrica en lugar de la temperatura ambiente. Se trabaja en la separación de residuos para su correcto reciclado y se utiliza sólo la cantidad de agua necesaria en cada planta y así se evita el desperdicio.

¿Qué es lo que se viene en Finca Flichman?

Entre los desafíos a corto plazo que se plantea Rogelio, están el lanzamiento de un vino rosado orgánico, un blend de Barrancas conmemorando los 111 años de la bodega y el lanzamiento del White Bend de altura (catado en primicia por los AWB), además de la creación de las IGs Barrancas y Cordón del Plata, aunque probablemente esta última tenga otro nombre. 

Los vinos

Claramente no podía haber un #EncuentroAWB sin degustación y esta vez con la grata sorpresa de que también llegaron las muestras desde Mendoza directo a la cava de Lau Malbec, así que les puedo contar que me parecieron

White Blend 2021

White Blend 2021

Los AWB pudimos catar en primicia este vino que aún está en tanques terminando de ganar cuerpo y volumen por el contacto con sus lías. Se trata de un blend de altura de cuatro variedades (chardonnay, viognier, sauvignon blanc y semillón) dos vienen de Barrancas y dos de Tupungato. Aunque aún el corte no está terminado de definir, ojo al piojo.

Rogelio nos dijo que buscaba un vino fácil de beber, un piletero, es decir un vino fresco y agradable, de esos que parece que vienen con la botella pinchada de lo rápido que se acaban. Ciertamente lo ha conseguido, el vino se muestra muy afrutado, fresco, con una marcada impronta aromática del sauvignon blanc. Mucho cítrico, piña y fruta tropical. Acidez filosa, con volumen y muy expresivo también en boca. Cuando se abre muestra aromas de flores blancas. Sin dudas, el sauvignon blanc y chardonnay aportan aromas y expresión; y el semillón y viognier vienen a dar volumen de boca y potencial de guarda.

Paisaje de Tupungato Vino Finca Flichman

Paisaje de Tupungato 2019

Es un blend de malbec y cabernet sauvignon de color violáceo profundo. Muestra notas, suavemente especiadas, herbáceas y de mucha fruta negra, cassis y algo de regaliz. Luego aparecen notas que recuerdan al pimentón ahumado y una madera muy bien integrada. En boca es potente, muy expresivo, con acidez refrescante, taninos marcados y un final afrutado persistente que recuerda a la piel de las manzanas rojas.

Vino Gran Dedicado de Finca Flichman

Dedicado Gran Cabernet Sauvignon 2018

Este vino se elabora con uvas de Tupngato, es de color bordó muy profundo. En primera nariz muestra bastante especia dulce, pimientas negras, fruta negra marcada y algo de madera. A medida que se abre va mostrando notas de flor de hibisco, una fruta roja más fresca, fruta negra y brotes de mora. En boca es muy potente, con tanino marcado, corpulento, musculoso y al mismo tiempo agradable. Tomen nota a quienes les gusten los vinos bien power! Se trata de un vino que tiene un gran potencial de guarda, al menos de unos 15 años.

En síntesis, un muy buen puntapié inicial para el relanzamiento de una de las bodegas con mayor historia del país y que busca retomar su lugar en el podio de los grandes vinos argentinos.

Si te gustó lo que leíste compartilo en tus redes 😊🍷

Lau Malbec, una sommelier en Bolivia.

Súmate al chat, déjame tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: