Rupestre huevos de concreto

Rupestre, vasijas ovoides. El emprendimiento de un marplatense apasionado.

RUPESTRE, la primer vasija ovoide argentina ejecutada en una sola pieza de hormigón, sin juntas ni químicos agregados a la mezcla, es un emprendimiento de Lucas Fasciglione, Ingeniero Civil marplatense egresado de la UBA y con 10 años de experiencia en el rubro de la construcción.

“Soy de esas personas que se alegran y nutren del logro ajeno, que siempre ve el vaso medio lleno y que nunca descansa en la búsqueda de hacer cosas que le apasionen sin importar lo difícil y largo que sea el camino, que sabe que todo tiene solución y siempre va para adelante.” Dice Lucas, quien también cuenta que desde el seno familiar siempre fue impulsado a confiar en sus instintos, trabajar duro y asumir riesgos con el objetivo de desarrollarse en tareas que le apasionen y le den independencia.

El interés de Fasciglione por el mundo del vino también surge del ámbito sibarita familiar, pero se afianzó luego de un viaje a Mendoza donde recorrió varias bodegas. “La pasión con la que sus hacedores transmiten el vino me resultó muy contagiosa, y volví de ese viaje con ganas de saber más, leer más y conocer más vinos de otros lugares. Ni bien llegué a Mardel me anoté en un curso de introducción al mundo del vino, y no conforme con eso, me compré libros y luego hice un curso de introducción a la enología”.

Yo conocí a Lucas en pandemia, durante un curso de enología dictado en la modalidad on line por la Escuela Argentina de Vinos y allí supe de su proyecto. Él muy amablemente accedió a darme una entrevista que comparto con ustedes.

Rupestre vasijas ovoides argentina

¿Qué te impulsa a desarrollar Rupestre?

Poco antes que comience la cuarentena en la Argentina recorriendo Mendoza visité Passionate Wine y Zuccardi, ambas elaboran casi todos sus vinos en huevos de hormigón. Y hasta ese momento yo no sabía de su existencia. Fue una especie de amor a primera vista, sin conocer sus beneficios enológicos, captaron mi atención inmediatamente. Como ingeniero civil, no podía evitar sentirme desafíado de solo imaginar  la complejidad de su fabricación. Mis consultas durante esas visitas solo tenían un objetivo, saber más de esos misteriosos tanques. En ambas bodegas degustamos varios vinos elaborados en huevos de hormigón, y quedé sorprendido de lo mucho que me gustaban; pase de no saber de su existencia, a volverme fan de los vinos de  huevos.

Llegué del viaje y una semana después se dictó la cuarentena. Aunque seguía trabajando por ser actividad esencial, el volumen de trabajo disminuyó y el tiempo libre en casa aumentó. Recordé los huevos de hormigón que tanto me intrigaban, sin ningún interés en particular, quería saber más de ellos. Entre en google y empecé a buscar toda la información que fuera posible. Mientras más leía, más me interesaban, descubrí que en Argentina había un solo fabricante, pero que los primeros  huevos de hormigón fueron hechos en Francia, y que al día de hoy siguen siendo los únicos del mundo fabricados en una sola pieza de hormigón sin juntas y sin químicos en su mezcla, que obviamente no informaban cómo eran los moldes ni el proceso de fabricación. Leí que estas características hacen que muchos productores quisieran poder comprarlos, pero el precio de los mismos es demasiado elevado, y sumado a los costos de transporte e importación se vuelve una inversión inviable económicamente para las bodegas.

Rupestre vasijas

A modo de juego de ingenio y desafío personal un día agarré una hoja y un papel y comencé a hacer garabatos imaginando cómo podría fabricarlos yo. Y sin darme cuenta estaba completamente enamorado del proyecto, se volvió inevitable seguir investigando, estudiando, resolviendo las cuestiones técnicas para hacerlo realidad.

Analizar qué era lo que buscaban los enólogos en estas vasijas francesas a las cuales no podían acceder fue lo que me impulsó a crear RUPESTRE, para poder brindarles esa solución a un precio acorde a la economía de nuestro país.

¿Qué tienen de particular las vasijas Rupestre y cuales son las ventajas de vinificar en vasijas ovoides?

RUPESTRE fabrica la primer Vasija Ovoide de la Argentina ejecutada en una sola pieza de hormigón sin juntas ni químicos agregados a la mezcla. Se fabrican en dos tamaños: 2000lts. Y 300lts. sin revestimiento epoxídico interior y con la posibilidad de elegir diferentes colores en el exterior.

Con el objetivo de ser respetuosos de la naturaleza y las producciones vitivinícolas naturales, se desarrolló un hormigón alivianado de alta performance sin agregar aditivos químicos a la mezcla, utilizando parte de materiales de descarte de la industria de la construcción. 

El hormigón es un excelente material para elaborar vino, de gran durabilidad y bajo costo, que se utiliza hace cientos de años y que hoy en día sigue siendo elegido por los mejores winemakers del mundo. El mismo posee una alta inercia térmica que protege al contenido de sufrir cambios bruscos de temperatura debido al clima exterior. La microporosidad capilar del mismo permite que se microoxigene el vino durante la fermentación, maceración y maduración obteniendo perfiles aromáticos más complejos, mayor estructura y carácter en boca, taninos más suaves y mayor capacidad de añejamiento. Al ser un material inerte, no altera aromas, sabores y colores, brindando así la capacidad de elaborar vinos más representativos del terruño;  sin opacar las características que provengan del viñedo, como su suelo, clima, geografía ni las decisiones de quien se encuentre elaborando el vino.

Vasijas Rupestre

La forma oval de la vasija se remonta a las antiguas ánforas georgianas, llamadas Kvevris donde se elaboraba el vino hace más de 10.000 años. Al no tener aristas, se genera un movimiento circular constante del líquido en su interior, que mantiene las borras finas en suspensión y en mayor contacto con el mosto. Obteniendo como resultado vinos con mayor intensidad de aromas, sabores y color, que evolucionan a una temperatura homogénea en todo el tanque, sin necesidad de utilizar energía eléctrica para recircular.

El huevo en la naturaleza está diseñado para dar vida y proteger lo que contenga en su interior, por eso en la viticultura biodinámica se cree que atrae la energía de los astros influyendo en el carácter de los vinos, dándoles perfiles organolépticos únicos.

¿De dónde surge la tendencia al uso cada vez más habitual de huevos de concreto para la elaboración de vinos?

Durante la última década hubo muchos enólogos que se animaron a romper los esquemas de los vinos clásicos que eran super concentrados, con aromas a frutas muy maduras y mucha madera, y empezaron a elaborar vinos más ligeros, frescos y frutados, e hicieron un gran trabajo de comunicación de los mismos, acercándoselos a los consumidores, quienes aceptaron e incorporaron este tipo de vinos a su rutina. Al mismo tiempo, la producción y demanda de vinos naturales, orgánicos y biodinámicos creció muchísimo estos últimos años, aumentó mucho la conciencia de lo que uno ingiere, y del cuidado por la naturaleza y la sustentabilidad de los viñedos. Por otro lado se revalorizó el concepto de terroir, de intentar mostrar un paisaje a través de un vino.

Para todas estas tendencias, los huevos de hormigón son una herramienta excelente que satisface los requerimientos de estas nuevas viejas corrientes enológicas, y al tener un costo competitivo con otro tipo de tanques de la industria, son  altamente adoptados en los últimos años y elegidos por las bodegas para desarrollar sus vinos. 

Rupestre huevos de concreto

¿Cuál es tu proyección para Rupestre?

En el corto plazo lo que busco es abastecer bodegas de todas las zonas vitivinícolas del país, comunicar el producto, proveer a las bodegas que ya utilizan este tipo de vasija, pero también acercárselo a los enólogos que aún no conocen sus beneficios. Con el tanque de 300 litros proyecto abastecer tanto a grandes bodegas, como herramienta para realizar microvinificaciones con una vasija de bajo costo y altas cualidades enológicas, como también abastecer a pequeñas bodegas, y productores “de garaje” brindando un tanque que permita elevar la calidad de sus vinos.

En el mediano plazo el objetivo es llegar a exportar a países limítrofes y desarrollar otro tipo de tanques de hormigón premoldeado con otras formas, de mayores y menores volúmentes y en el largo plazo el objetivo es desarrollar franquicias en el exterior para producir los tanques RUPESTRE en otros países con grandes producciones de vino.

Si te interesa conocer más o contactarte con Lucas puedes hacerlo al WhatsApp: +5492235507641 el email: lucas@rupestrehuevos.com o mediante su cuenta de Instagram

Lau Malbec, una sommelier en Bolivia.

Si te gustó lo que leíste compartilo en tus redes 😊🍷

Súmate al chat, déjame tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: