Categorías
Vinos del Mundo

Suroeste

La región del Suroeste se sitúa entre dos cadenas montañosas (los Pirineos y el Macizo Central) y entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo; esto la convierte en una zona especialmente húmeda y favorable al desarrollo de cepas silvestres. De hecho, se pueden encontrar unas 300 variedades de uvas de las cuales 120 son autóctonas. Algunas muy reconocidas internacionalmente y de alta calidad enológica como la Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, Malbec (Cot), Merlot o Tannat además de muchas otras menos populares, como la Negrette, Duras, Fer Servadou o Mauzac.

Viñedos en terrazas de Iruoléguy Ph: Vignobles du Sud Ouest

Esta región se ha visto siempre eclipsada por su vecina Burdeos que, por ejemplo, en la época de los romanos tenía el puerto más importante para el comercio y lo aprovechaba para su propio beneficio perjudicando la comercialización de otras zonas vitivinícolas cercanas. Aún así los holandeses se interesaron por los vinos de la región pero demandaban principalmente vinos flojos para destilar o vinos dulces muy concentrados, por lo que no contribuyeron a subir la vara de calidad.

La diversidad geográfica que va desde llanuras fluviales hasta laderas de suave pendiente, desde estribaciones montañosas hasta páramos arenosos, ha favorecido la aparición de viñedos con microclimas particulares y características muy diferentes. Es en los viñedos plantados en terrazas en las laderas de las montañas, que proporcionan un mejor drenaje, más sol y menos niebla que en las llanuras de los ríos, donde se encuentran algunos de los mejores vinos del suroeste.

Subregiones del Suroeste

Dordoña y Bergerac

Es la zona más cercana a Burdeos, por tanto encontramos aquí grandes similitudes con el gigante de vitivinícola. El clima es atlántico y las variedades cultivadas son los Cabernets, Merlot, Semillón y Sauvignon Blanc, a las que se suman otras autóctonas.

Bergerac es una región muy antigua, la viticultura se practica aquí desde la época de los romanos, es la Denominación de Origen con mayor extensión (10.600 has) del Suroeste y tal vez la más reconocida. Produce vinos tintos y blancos tanto secos, como dulces.

Los vinos etiquetados como AOC Bergerac se inspiran en los AOC Bourdeaux, pero los etiquetados como Côtes de Bergerac tienen mayor personalidad, siendo más ricos en taninos y de mayor graduación, se los conoce como moelleux. Aquí los suelos calcáreos con alto contenido de hierro proporcionan vinos estructurados y consistentes que necesitan de la crianza en barricas y botella para suavizar sus taninos y desarrollar un bouquet complejo y elegante.

Los vinos dulces de la región, elaborados a partir de Sémillon, y en especial los del Monbazillac se producen aquí desde muy antiguo y ya que la podredumbre noble se desarrolla con menor frecuencia que en la cercana Sauternes resultan algo más ligeros pero, quizás, más elegantes.

Garona/Haut-Pays

Antaño se dio el nombre de «Haut-Pays» a las regiones que debían transportar sus vinos al mar por el cauce de los ríos Garona y Dordoña, hoy esta expresión se utiliza para referirse a las tierras donde se localizan Gaillac y Cahors que es la denominación de origen más destacada de la región y donde podemos encontrar un vino profundamente oscuro de Cot (Malbec) que en la Edad Media era conocido como «vino negro», haciendo evidente alusión a su color tan intenso.

La Cot era la uva más cultivada en la región antes de la filoxera; hoy vive un redescubriento y es frecuentemente mezclada con Merlot y Tannat para dar vinos que, como indican en el sitio web oficial Vignobles du Sud-Ouest ,»A diferencia de sus primos argentinos, el Mabec de Cahors es picante, fresco y crujiente. Con notas de grosellas y frutos negros (arándanos, cerezas negras) y, a veces, notas mentoladas, los vinos de Cahors exigen platos ricos en sabores.»

Gascuña

En un momento de la historia esta región pasó a formar parte de Inglaterra y esto la llevó a un periodo de gran prosperidad debido a la alta demanda de vino por parte del país del norte, sin embargo, aunque hasta el siglo XIX contaba con 1400 hectáreas de viñedos ya en 1950 se había reducido a tan solo 50 hectáreas.

En Gascuña la denominación más importante es Madiran, cuna del cepaje Tannat que entrega aquí vinos muy coloreados, tánicos y con gran capacidad de guarda que habitualmente se integran en cortes para mejorar otros vinos.

Viñedos de Madiran Ph: Vignobles du Sud Ouest

Béarn

Con unas 210 hectáreas de viñedos, Béarn produce vinos rosados y tintos robustos de Tannat y otros tintos más ligeros de Cabernet Franc, pero su vino más afamado es sin dudas el blanco dulce Jurançon. El frío de la zona y las colinas asoleadas permiten una sobremaduración muy lenta (en ocasiones hasta el mes de diciembre) de la variedad Petit Manseng que se cultiva prácticamente pasificada y otorga un vino en extremo concentrado en azúcar pero equilibrado por una acidez vibrante.

País Vasco

Se encuentra en la frontera con España Irouléguy, la zona vitivinícola más destacada del País Vasco francés, que de sus 200 hectáreas de cultivo en terrazas (protegidas de los vientos del norte y oceánicos por las montañas) gozan de un microclima favorable para la maduración de la uva. Se producen aquí elegantes e intensos vinos tintos, rosados frescos, delicados y aromáticos y expresivos vinos blancos.

Productores destacados del Suroeste

Son algunos de los productores más destacados de la zona: Château Tour des Gendres (Bergerac), Domaine Arretxea (Iruoléguy), Alain Brumont (Madiran), Domaine Cauhapé (Jurançon), Château du Cèdre (Haut-Pays)

Lau Malbec, una sommelier en Bolivia

Súmate al chat, déjame tu comentario