Vinos del Valle de Aosta, Italia

Valle de Aosta, especialidades vínicas de consumo local.

Ubicada en el noroeste italiano, el Valle de Aosta es una región de viticultura de montaña que comenzó a desarrollarse con los romanos debido a que se trata de un lugar con gran importancia estratégica. En Aosta los romanos contaban con una fortaleza desde la cuál controlaban los pasos alpinos por el Pequeño y el Gran San Bernardo y comenzaron a cultivar la tierra por las grandiosas particularidades de su micro clima.

La zona cuenta con terrazas de cepas ubicadas en laderas escarpadas que alcanzan una altitud de 1.300 m s. n. m., siendo las más altas de el continente europeo. Muchas cepas autóctonas se ven favorecidas por esta característica.

El Valle de Aosta es atravesado por el Dora Beltea, un río del noroeste italiano importante afluente del río Po. Este valle tiene forma de herradura y está rodeado por los Alpes de Valais y los de Ginebra, que alcanzan los 4.000 metros de altitud, lo que hace que la zona esté muy protegida y sea muy seca. Aquí se goza de una gran amplitud térmica entre el día y la noche, lo que favorece a la concentración de aromas y polifenoles. Además las estaciones están muy marcadas, con inviernos extremos y veranos calurosos.

Las terrazas del centro del valle con orientación sur son las más codiciadas, puesto que presentan las mejores condiciones para dar una uva de calidad superior. Se suelen conseguir con las tintas de aquí vinos rojos vigorosos y con cuerpo.

En los últimos 100 años las plantaciones han ido disminuyendo, se pasó de unas 3.000 a apenas 500 hectáreas de viñedos. Aunque ante una nueva ola de entusiasmo se espera que esta tendencia se revierta al menos un poco. Son aproximadamente 2.400 productores los que trabajan en la región, pero para casi ninguno la elaboración de vino es su trabajo principal.

Tres cuartas partes de los vinos locales poseen la DOC Valle d’Aosta/Vallé d’Aoste. Están reglamentados 27 tipos de vinos, elaborados con unas 22 cepas diferentes. Son, sin dudas, los vinos elaborados con cepas autóctonas los mejores valorados. Algunos de ellos son:

Blanc de Morgex et La Salle, el blanco de montaña del Valle de Aosta

Para la elaboración de los vinos blancos, se utilizan las cepas petite arvine y priè blanc. De hecho con esta última se elabora el Vallée d’Aoste D.O.C. Blanc de Morgex et de La Salle, también conocido como bianco dei ghiacciai o «blanco de los glaciares» haciendo referencia a la altitud a la que se cultivan sus uvas.

Este vino se obtiene de apenas unas 18 hectáreas de viñedos y es producido por la cooperativa Cave Mont Blanc, fundada en 1983. Su zona de cultivo se extiende por los territorios a lo largo de la izquierda orográfica del Dora Baltea en los municipios de Morgex y La Salle.

El Blanc de Morgex et de La Salle, es un vino de color pajizo, de aroma que recuerda a las hierbas de montaña y que desprende al paladar un sabor seco, delicado, afrutado y con una buena frescura. Suele recomendarse como aperitivo y se bebe joven y muy fresco.

Sabías que… La cepa priè blanc es también conocida como blanc de Morgex, blanc de Valdigne, blanc de la Salle.

Muscat de Chambave

A partir de la cepa moscato bianco se vinifica este vino, ya sea como seco o dulce. En este último caso a través del método passito, también llamado flétry en el dialecto local.

El Vallée d’Aoste D.O.C. Chambave Muscat, en su versión en seco, da vinos de un color amarillo pajizo brillante, con reflejos dorados, de buen cuerpo, seco, y con regusto ligeramente amargo. En cambio los dulces suelen ser de perfume intenso, con matices de miel y confitura.

Este vino es producido por la cooperativa La Crotta di Vegneron, fundada en 1980, que produce cada año unas 200.000 botellas.

Enfer d’Arvier, el infierno de Arvier

Este vino es por reglamentación producido en un 85% con la cepa local petit rouge, el 15% restante puede completarse con vinos de las cepas vien de Nus, neyret, dolcetto, pinot nero y gamay. Los viñedos de donde procede, ubicados en Arvier, a 800 metros sobre el nivel de mar, gozan de una muy fuerte irradiación solar y de esta característica surge el apelativo de «infierno».

De hecho, cuenta la leyenda que a dos caminantes que pasando por Arvier y junto a la parroquia habían pedido ver al párroco, la ama de llaves les respondió que no era posible porque el cura estaba… “en el infierno”. En realidad, se refería a los viñedos dell’Enfer, el magnífico anfiteatro natural situado en la ribera izquierda de la Dora Baltea que se llama así porque está expuesto a pleno sol, al sur, con un microclima muy cálido.

El vino Vallée d’Aoste D.O.C Enfer d’Arvier, es un tinto de sabor intenso y con cuerpo, de color rojo rubí, que posee un sabor seco y aterciopelado. Es producido por la bodega social «Cave Coopérative de l’Enfer – CoEnfer«, fundada en 1975, que cuenta con unas 5 hectáreas de viñedos y más de 100 socios que cada año producen 35.000 botellas.

Torrette, el vino que más se produce

El Vallée d’Aoste D.O.C. Torrette es un tinto con buen cuerpo, armonioso, seco y limpio. Se trata del vino de mayor producción del Valle de Aosta, y su área de producción es la más extensa dentro de las denominaciones de origen de la zona. Debe elaborarse con al menos un 70% de la cepa petit rouge y el resto puede complementarse con pinot noir, gamay, fumin, vien de Nus, dolcetto, majolet o prëmetta.

Sin dudas su mejor ejemplar es el de la categoría Supérieur, que se produce a partir de las uvas más asoleadas y con rendimientos limitados.

Este vino es producido por la bodega social «Cave des Onze Communes«. Sus viñedos, repartidos en once municipios, cubren una superficie de unas 70 hectáreas trabajadas por los 160 socios contribuyentes y permiten a la cooperativa producir más de 500.000 botellas al año.

Donnas

El tinto Vallée d’Aoste D.O.C Donnas se produce principalmente con la variedad nebbiolo (85%), cepa que en la región es conocida como picotendro, y puede complementarse con una pequeña cantidad de freisa y de neyret. Se trata de un vino potente, con mucho cuerpo y taninos. Sus mejores exponentes, además de ser criados en barricas por dos años, se guardan en botella al menos entre 3 y 5 años para redondearse y ganar complejidad.

Es producido por la bodega social «Caves cooperatives de Donnas«. Dicen los lugareños que el municipio de Donnas cuenta con una gran tradición en el cultivo de la vid como lo demuestran documentos históricos, de entre ellos uno de 1214. Es para preservar esta tradición vitivinícola, que un grupo de viticultores, en 1971, conforma la cooperativa que hoy tiene una capacidad de procesamiento de 1.700 quintales de uva y produce unas 120.000 botellas al año.

Sabías que… Donnas fue el primer vino valdostano en obtener el reconocimiento de Denominación de Origen en 1971.

Otros vinos regionales son los tintos Nus Rouge, Chambave Rouge, Arnad-Montjovet y el blanco Nus Malvoisie. Todos ellos con el reconocimiento de Denominación de Origen.

Las cepas del Valle de Aosta

Entre las variedades más destacadas de esta región se encuentran la priè blanc que es una cepa blanca autóctona valdostana, de ciclo corto, que se cultiva en pérgolas bajas para evitar los daños que pudieran ocasionarse por el fuerte viento o las heladas de invierno. Además la cercanía con el suelo le permite aprovechar de una mejor manera el calor acumulado por este durante el día.

También la cepa tinta petit rouge es originaria del Valle de Aosta. Es la predilecta entre las tintas de la región y con ella se elaboran tanto vinos varietales como blends que poseen mucho cuerpo, estructura y son muy apreciados.

Pero también hay lugar para los vinos elaborados con cepas internacionales, especialmente blancas, como la chardonnay, muller thurgau o pinot gris. Entre las tintas se pueden encontrar gamay y pinot noir, por ejemplo.

Si te gustó lo que leíste compartilo en tus redes 😊🍷

Lau Malbec, una sommelier en Bolivia.

Súmate al chat, déjame tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: